Rosquitos viajeros

No hay ningún otro postre del mundo hecho con más amor que los postres viajeros. Para los que no sepáis qué son os voy a dar algunos datos y así cuando os encontréis con uno lo podréis reconocer.

Los postres viajeros son aquellos que pasan, por lo menos, por tres manos elegidas.

Por ejemplo: una abuela los hace en Córdoba, con todo el amor del mundo, para su hermana; Su hermana los envuelve en una cesta, con todo el cariño, para que los degusten sus hijos que están a 1.000 kilómetros del pueblo; Sus hijos se los ofrecen a sus chicas, íntimas del azúcar en todas sus variantes, y sus chicas los comparten con sus madres que en su día también tenían abuelas y las echan de menos a rabiar.

Esos rosquitos, madalenas, besitos, gañotes y dulces llegaron el domingo a mi cocina y tanto viaje me hizo pensar en lo afortunados que somos de poder tener, o haber tenido, una abuela pastelera en nuestras vidas. Entonces me entraron unas ganas tremendas de dedicarles un post de agradecimiento, para devolverles un poquito de cada una de las raciones que nos han regalado.

surtido de madalenas y rosquitos

Esta es la receta de los rosquitos de una abuela de Montemayor, un pueblo soleado de Córdoba.

Rosquitos cordobeses

Ingredientes:

  • 6 huevos
  • Un puñado de piñones
  • 2 papelitos de soda
  • La ralladura entera de un limón
  • 4 copas de chupito de aguardiente
  • Medio quilo de azúcar
  • 3 cascarones de huevo de aceite

Esta es una medida de abuela. Con la mitad de un huevo mides la cantidad de aceite que necesitas.

  • 1 quilo de harina para repostería de freír

Es importante que no sea harina para repostería refinada. La marca Gallo dispone de harina para repostería frita.

  • Canela en rama molida

Ellas tienen esos molinillos de café para moler la canela en rama. Nosotros lo podemos hacer con un mortero para que quede menos fina que molida de bote. Lo bueno es que se note.

Para tener éxito, también deberás aplicar los siguientes % por ciento:

Receta porciones

Preparando la masa:

Lo primero será desahumar el aceite. Para hacerlo tendremos que ponerlo al fuego junto a la ralladura del limón. Lo dejamos enfriar.

Batimos las claras a punto de nieve con una tacita de azúcar que tendremos que ir añadiendo poco a poco. De este modo podremos tener claras más fuertes. Las reservamos.

El aceite ya frío lo mezclamos con las yemas de los huevos, como si se tratara de mayonesa. Con un mortero y mucho cuidado. No utilicéis batidoras ni nada por el estilo. Con suavidad.

Mezclamos el resto de azúcar con la harina, el aguardiente, la canela y la soda hasta obtener una masa. Entonces le añadimos las yemas mezcladas con el aceite y seguimos trabajando la masa con cuidado. Por último añadimos las claras a punto de nieve mezclando suavemente con una espumadera.

Deberéis dejar reposar la mezcla como mínimo 3 horas tapada con un trapito de algodón.

Preparando la cocción:

Hasta aquí no le veo mucha complicación aunque creo que, los siguientes pasos son más difíciles de llevar a cabo una persona sola así que, si podéis contar con dos manos más es ideal.

Entonces formáis churritos y los juntáis por las puntas, le añadís algunos piñones insertándolos suavemente en la masa.

Freímos los rosquitos en una sartén con aceite también desahumado con limón.

A mí parecer este paso es bastante complicado porque la masa es poco espesa y los rosquitos pueden quemarse con facilidad. Deberéis ser ágiles.

Cuando los tengáis fritos, deberéis preparar un almíbar con un poquito de agua, la mitad de cantidad de azúcar que hayáis utilizado, la corteza de medio limón y una ramita de canela.

Para hacer el almíbar lo tendréis que poner todo en una cazuela y llevarlo a la ebullición sin remover con una cuchara.

Este punto es muy importante porque el almíbar forma bolitas de azúcar fácilmente así que, la única forma de hacerlo es remover el almíbar es sacudiendo la cazuela por el mango.

Cuando los tengáis mojados en almíbar, los rebozáis en azúcar y ya tendréis listos unos rosquitos cordobeses buenísimos.

Rosquito cordobés

Además, ahora ya conocéis por qué las abuelas de medio mundo no cocinan raciones pequeñas sino que, si no pueden apilar cajas de dulces, no les merece la pena colocarse el mandil.

Surtido postres

Entrada publicada el May 27, 2011 a las 2:17 pm por Miss Sweet
Categorías: De ruta, Recetas, Reinonas
Etiquetas: , , , , , ,

3 Comentarios

  1. maria carmen says:

    he hecho muchas recetas de rosquitos, pero estos los voy a hacer al pie de la letra porque tienen que estar muy buenos ya te dire cuando los haga . Hasta pronto, un saludo.

    • Miss Sweet says:

      Gracias Maria del Carmen. Espero que te salgan buenos :) Ya me dirás!

  2. Natalia says:

    ¡Qué bonitos! Los rosquitos, los postres viajeros, las abuelas y la composición: 100% anitapez :)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *