Cheese Cake Brownie con fresas

Dicen que un neoyorquino de a pie es capaz de reconocer si un cheesecake está hecho, o no, con queso de Nueva York. Pero, como este no era mi caso, pues todos los invitados eran de Barcelona, dí el asunto por zanjado antes de batir el primer huevo.

Ellos nunca han probado este pastel, yo tampoco.

Conclusión: nada que perder y bastante que aprender.

La receta base me la pasó un amigo del master y es la receta del pastel de cumpleaños que siempre le hace su madre. Yo la acabé de completar con una segunda receta del libro de Pancracio, Postres que Salen, en la que le añade chocolate blanco y crema de leche.

Y aunque el recetario no es fiel a los orígenes del pastel, el resultado fue un ole con ovación. ¿Lo vemos?

La receta consta de dos pasos: la base del brownie y el pastel de queso que se construye encima de la base. Ambos se cocinan juntos pero se preparan por separado.

Empecemos por el brownie.

Cogemos un molde redondo de unos 25 cm. Yo utilicé uno de 20 cm y el resultado fue un poco más alto de lo habitual, tanto para la base del brownie como para el pastel de queso.

Base de brownie:

  • 185 gr de mantequilla
  • 25 gr de cacao puro en polvo
  • 175 gr de azúcar
  • 2 huevos
  • 95 gr de harina

La receta que me pasaron tenía cantidades algo distintas. En este caso reduje la cantidad de harina.

Como hacemos habitualmente, primero batimos los huevos con el azúcar hasta que nos quede una mezcla amarillenta con relieves.

Le añadimos la mantequilla a temperatura ambiente y seguimos batiendo.

Mezclamos la harina con el cacao y lo pasamos por el tamizador.

Lo añadimos a la mezcla sin batir. Siempre con una espumadera o herramienta por el estilo que nos permita incorporar la harina de forma suave y envolvente.

En cuanto vemos que la harina se esconde dentro de la masa dejamos de mezclar.

Vertemos la masa en un molde previamente untado con mantequilla y lo reservamos para seguir con el pastel de queso.

Precalentamos el horno a 180º.

Pastel de queso:

  • 600 gr de queso fresco para untar (Yo utilizo siempre Philadelphia, que también tiene su versión light).
  • 125 gr de azúcar
  • 2 huevos
  • 300 ml de crema de leche
  • 50 gr de chocolate blanco fundido

En esta parte es donde cambié la receta. Primero porque doblé la cantidad de queso fresco, la cantidad de azúcar e incorporé crema de leche y chocolate blanco. Las modificaciones las deduje de una receta de cheesecake del libro de Pancracio y creí que de este modo nos quedaría un sabor a queso más acusado a la vez que suave (por la crema de leche). El toque de chocolate blanco me pareció interesante mezclado con el queso.

Receta Pancracio

Primero batimos el queso fresco hasta que nos quede una masa mucho más suave.

Debe quedar parecida a la nata cuando se empieza a montar. Es exactamente igual a cuando batimos mantequilla.

Philadelphia batida

Añadimos el azúcar y seguimos batiendo.

Añadimos los huevos y seguimos batiendo.

Incorporamos la crema de leche a la mezcla.

Derretimos el chocolate blanco con un baño de vapor y, cuando haya perdido temperatura lo añadimos a la masa.

Teniendo en cuenta lo difícil que es encontrar chocolate blanco de calidad para derretir y lo fácil que es que se queme con el baño de vapor, no os preocupéis lo más mínimo si lo queréis eliminar de la receta.

Cuando tengamos la masa lista la incorporamos encima de la base de brownie con cuidado y lo alisamos con una espátula de goma. Lo horneamos unos 45 – 50 minutos.

No os preocupéis si el pastel se abre un poco por encima. Es normal pues la masa se estará cociendo por dentro. Una forma de evitarlo es hornearlo a 160º un poquito más de tiempo. Pero, igualmente, como las fresas irán colocadas por encima, la apertura del pastel quedará totalmente invisible.

Para decorar el pastel:

  • Fresas
  • Mermelada de albaricoque

Cuando el pastel esté totalmente frío, partimos fresas por la mitad y las colocamos por encima decorando el pastel.

Cheesecake Brownie

Las podemos pintar con un poquito de mermelada de albaricoque para que todo luzca mejor.

Cheesecake brownie con fresas

Es recomendable utilizar mermelada de albaricoque pues es la que tiene menos sabor. De este modo, es inapreciable en el pastel pero este queda brillante a la vista.

Otro truco es utilizar agua con azúcar pero, en este caso, las fresas la absorberían muy rápido.

Y he aquí el cheesecake brownie con fresas :)

Porciones Cheesecake Brownie

Cheesecake Brownie y Mona de zanahoria y mascarpone

Gràcies per la recepta Pol!

Entrada publicada el May 8, 2011 a las 11:51 am por Miss Sweet
Categorías: Mise en place, Recetas, Toma cacao mujer
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

6 Comentarios

  1. Lucía Be says:

    Tiene buenísima pinta. Un besazo!!

    • Miss Sweet says:

      Gracias Lucía Be! Un poco dulce pero muy bueno. Si lo haces no te olvides de las fresas que es el toque un poco ácido que equilibra tanto dulce :)

  2. Anna says:

    No importa si qel queso es neoyorquino o no. El pastel tiene una pinta tremenda!!!

    Saludos!
    La Taula d’en Bernat

  3. lola says:

    saluditoss!!

    tengo una dudita… el pastel hay que congelaro como al chessecake normal??
    y si lo pongo en el refrigerador afecta en algo??

    • Miss Sweet says:

      Hola! Lo puedes guardar sin problemas en el refrigerador pero sácalo un ratito antes de servirlo. Lo único malo de tenerlo muchas horas dentro es que las fresas se quedan pochas y el brownie se reseca un poquito. Suerte!

  4. Yacqueline says:

    Que rico pastel lo haré el domingo para la familia

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *