Receta Ametllat, ¿quién dijo miedo?

Si tienes curiosidad por saber cuál es la receta más fácil del mundo, misterio desvelado: te presento a los “Atmetllats”. Unas galletitas típicas catalanas que solían elaborar las monjas clarisas cuando no podían salir al patio a catar el sol. Son parientes de los panellets, otro manjar que nos chifla a los catalanes.

E insisto que de verdad, de verdad, la receta es muy fácil y además, está buenísima.

Ametllats

Ingredientes:

  • 300 gr de almendra cruda
  • 250 gr de azúcar
  • 2 claras de huevo
  • 1 cucharadita de postre de levadura en polvo
  • 1 cucharadita de postre de vainilla en polvo
  • la ralladura de un limón
  • algunas almendras enteras crudas para decorar

Colocamos en un bol el azúcar, la almendra rallada, la piel del limón raspada muy fina, la vainilla y la levadura. Lo mezclamos todo con un tenedor.

Cogemos las dos claras y las “rompemos”.
Romper las claras significa simplemente batirlas un poco, muy poco, con un tenedor para que rompan la estructura. Cuando veamos que las podemos separar más fácilmente, sin que estas empiecen a formar espuma, dejamos de batir.

Añadimos poco a poco las claras a la mezcla  aplastando la masa con un tenedor. Es posible que no lleguéis a necesitarlas enteras así que añadidlas muy despacio para que la masa las absorva.

La textura debe ser muy parecida a cuando hacemos panellets, nada líquida y que nos permita formar bolitas. Tenéis que tener en cuenta que siempre será más sencillo echar más que no espesar la masa.

Cuando la masa se haya mezclado un poco, dejamos el tenedor a un lado y seguimos con las manos como si amasáramos. El calor de nuestras manos derretirá el azúcar y nos ayudará a que la masa ligue.

Nos debería quedar una bola de masa parecida a esta:

Masa ametllat

Una forma fácil de ver que la masa está lista es cuando esta ya no se nos queda pegada a las manos.

Untamos una bandeja de horno con un poco de mantequilla y encima le colocamos una hoja de papel vegetal.

Entonces, empezamos a formar bolitas pequeñas de unos 2 centímetros de grosos y con el pulgar les hacemos una endidura suave en la que colocaremos una almendra cruda entera.

Ametllat por cocer

Cuando las coloques en la bandeja procura dejar un poco despacio entre cada una de las bolitas pues estas crecen en el horno y podrían pegarse las unas a las otras.

Colocamos la bandeja en el horno, ya caliente, de 15 a 20 minutos a 180º.

El grosor de las bolitas debería ser similar a estas.

Ametllats por cocer

Cuando veamos que empiezan a tener un tono tostado los retiramos del horno. En este caso, yo con 15 minutos tuve suficiente. Por fuera verás que quedan tostaditas pero el punto de horno ideal es que por dentro queden suaves. No abuses de horno porque no son galletas así que no deberían quedarte duras.

Ametllat primaveral

Los atmetllats no se pintan con yema de huevo porque el resultado final las exige blanquitas.

Ametllat a duo

Y ya está :)

Como veis, la receta es super fácil y en mi caso, que no suelo comprar este tipo de pastas en pastelería porque son súper caras, el resultado me ha dejado gratamente sorprendida porque están buenísimas.

Ametllats apilados

Entrada publicada el April 5, 2011 a las 3:54 pm por Miss Sweet
Categorías: Recetas, Reinonas
Etiquetas: , , , , , , , ,

4 Comentarios

  1. Laura says:

    Quina bona pinta!

  2. Lucía Be says:

    Qué bueno!! Yo tengo una receta de galletas que es la bomba, a ver si un día te la paso. Besos!!

  3. Mª Jose says:

    A mi me han salido un poco duras (no por abuso de horno, como que cuesta masticarlas, jajaja, que se pegan un poco en los dientes) yo creo que será porque no amasé lo suficiente la masa, será por eso?????

    • Miss Sweet says:

      Se pegan un poquitín en los dientes porque al fin y al cabo es azúcar a mansalva :)
      Respecto a la textura, si las sacas pronto del horno, aunque las veas algo blandas, luego con la temperatura ambiente se endurecen un poco y quedan ideales.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *